“No podemos permitir que los alumnos esten hacinados”