Marco Teruggi: “Cuanto más humilde es un barrio, más chavista es la gente”

El sociólogo y periodista argentino radicado en Caracas, Marco Teruggi, presentó su nuevo libro “Mañana será historia. Diario urgente de Venezuela”, y conversó acerca del chavismo y la actualidad de la revolución bolivariana en Sobre la Hora por Radio Cooperativa. “Hay una característica en la sociedad venezolana que tiene una capacidad de resistencia cultural y de poder hacer frente a situaciones muy jodidas con un gran sentido del humor”, afirmó.

“Gran parte de la gente de a pie, del pueblo, es chavista o a estado en el chavismo y eso hace que vea en el marco de dificultades dentro de un gran conflicto histórico. No es un anticuerpo eterno pero ha permitido que no vuele todo por los aires o no se desaten saqueos que sería un poco el sueño de la derecha; que de repente estalle el país y al fin los barrios se desaten contra el chavismo”.

El chavismo conformó a un sujeto y una identidad muy fuerte: “La gente politizada que quiere cambiar algo es chavista”, afirmó Teruggi, ya que “el único proceso histórico que dio alguna mejora real fue el chavismo, o sea antes la exclusión era brutal. En frente no hay una oposición plantee que alternativa viable, incluso esa oposición está pidiendo una intervención, o sea que hay una cosa aunque sea ya patriótica”.

“Eso ha permitido poner o sopesar la dificultad material real dentro de un hilo histórico, eso te da una razón para poder resistir” en la parte más popular y humilde de la sociedad: “Cuanto más humilde es un barrio, más chavista es la gente” señaló. y subrayó que “la derecha nunca logró realmente hacer pie, en los sectores populares y por eso ha desarrollado estas formaciones armadas para intentar disputar el territorio”.

“Es una derecha que de democrática no le queda ni el nombre ni el apellido, ni nada, estamos en una lógica de conflicto muy complicada, que lo que ha costado entender es en qué lógica estamos, qué tipo de partido tenemos y cuáles son las reglas de juego. Porque cuando vale todo como intentar matar al presidente tirándole dos drones sobre la cabeza en una acto presidencial, te das cuenta que lo de democrático hay que volver a evaluar como se plantea eso”.

Y afirmó que el pueblo tomó la decisión de no entregar: “Hace rato que se entendió que no estamos peleando con una oposición que quiere hacer un gobierno opositor, estamos peleando contra un proceso que quiere destruir a todo lo que se ha construido”. Frente a los asesinatos a chavistas, el desabastecimiento, los saboteos a los servicios, los venezolanos desconfían que pasaría si llegan al poder. “Cuando situás el conflicto en ese nivel, primero te da el nivel de dramatismo de lo que estás peleando, contra qué peleás y qué plan tiene”, resaltó.

“Si se estabiliza la economía, asentamos el país y frenamos el retroceso”, afirmó, aunque es dificultoso en el corto plazo porque el objetivo de la oposición, los terratenientes y la oligarquía, Estados Unidos y sus aliados en Colombia, y sumado ahora a Bolsonaro, es hacer colapsar la economía y tienen “un esquema para una salida violenta”. “Venezuela es: hoy estamos tranquilos, no sabemos como amanecemos”, concluyó.

[AUDIO] Sobre la Hora – Cooperativa la 770 – 2 de Noviembre de 2018