Julio Burdman: «Lo que está en juego son detalles»