«Si no hay un cambio de rumbo político estamos condenados al fracaso»