Por qué Larreta apura el tratamiento de polémicos proyectos inmobiliarios

Este miércoles, el oficialismo convocó a una reunión de Comisión de Planeamiento Urbano para discutir dos proyectos que considera de envergadura: uno, el que privatiza Costa Salguero. El otro, el que autoriza la construcción de un barrio en la ex Ciudad Deportiva de La Boca.


El Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, está dispuesto a avanzar con dos proyectos que privatizan espacio público y debe hacerlo con celeridad, antes del recambio legislativo del próximo 10 de diciembre. ¿El motivo? Su nuevo bloque podría no estar completamente alineado.

La incorporación de dos legisladores de Ricardo López Murphy, la intransigencia que muestran en muchas ocasiones los dirigentes que responden a Elisa Carrió y las divergencias que han mostrado los radicales liderados por Martín Lousteau, llevan al oficialismo a dudar de la fortaleza de su espacio en el Parlamento a partir del mes que viene.

No son pocos los legisladores de la oposición que advierten posibles fracturas en Vamos Juntos, la denominación del bloque oficialista. Por eso, señalan que no es casualidad el apuro por el tratamiento de estas polémicas propuestas, que cuentan no solo con el rechazo opositor sino también con las críticas de organizaciones vecinalistas y ambientalistas.

Vale destacar que ambas iniciativas ya cuentan con una primera sanción de la Legislatura; no obstante, requieren de una segunda aprobación, ya que se trata de leyes denominadas de «doble lectura», porque introducen cambios a las normas urbanísticas.

En el caso de Costa Salguero, el proyecto de rezonificación, para habilitar allí la construcción de edificios más altos de lo permitido recibió una primara aprobación en octubre del año pasado, y luego se realizó una audiencia pública para que la ciudadanía opine, la que tuvo récord de participación. Dicha audiencia se realizó entre noviembre de 2020 y enero de este año con más de 2.000 oradores, de los cuales el 98 por ciento rechazó la privatización.

Por su parte, en la exCiudad Deportiva de Boca, ubicada en Costanera Sur, el Ejecutivo busca obtener el aval de la Legislatura para un convenio urbanístico que firmó con con la empresa IRSA, mediante el cual la autoriza a construir allí de un nuevo barrio: «Costa Urbana». A cambio de esa autorización, IRSA cedería una parte del predio, que tiene 70 hectáreas en total, para uso público. Este convenio urbanístico tuvo una primera aprobación en agosto último, con votos del bloque oficialista (Vamos Juntos) y aliados (UCR-Evolución y Partido Socialista).

Comments are closed.