«No vamos a cortarle el futuro a nadie»