Malestar en Pilar por los humedales

Los vecinos de la zona denuncian el manejo de los humedales por parte del Intendente Nicolás Ducoté debido a que ante la menor lluvia se ven afectados por las inundaciones.

Desde la repavimentación de la ruta 25 de la localidad los vecinos comenzaron a tener complicaciones los días de precipitaciones. En diálogo con Infobae, Silvia, de Pilar Este, comentó que “el problema con el ensanche es que ahora caen dos gotas y nos inundamos. Yo doy clases en mi casa y no puedo empezar con los cursos porque la gente no puede entrar. No sólo no puedo usar la calle sino tampoco trabajar. Y a eso se suma el mal manejo de los humedales que nos perjudica a todos como vecinos y como comunidad”.

Por otro lado, los distintos barrios cerrados que proliferaron en la zona, que poseen canchas de golf y no han realizado las correspondientes colectores de agua, algo para impedir que drene liquido de manera constante también son una complicación los días de lluvia.

Graciela Capodoglio, miembro de la Reserva Natural de Pilar, explicacó que “los Diálogos Hídricos están cortados. Ahora estamos tratando de participar de las reuniones del Comité de Cuenca del Luján para poder opinar respecto de las obras que van a comenzar en los puentes que cruzan el río para poder dejarle más espacio. El problema es que en la cuenca alta, quienes tienen campos hacen canales clandestinos. Entonces cuando el agua empieza a bajar acá y parece que lo peor ya pasó, vuelve después con más fuerza cuando desagota por los canales clandestinos”.

Al mismo tiempo, aseguró: “El primer problema es que, como rellenan con basura, están teniendo graves problemas de contaminación. En segundo lugar, las casas se rajan porque el suelo se mueve. Y por último, trae inundaciones a vecinos de alrededores”.

La Municipalidad no ofreció soluciones a la problemática y, además, el oficialismo logró sancionar en el Concejo Deliberante de Pilar un nuevo código de planeamiento urbano que incorporó a las planicies de inundación – los humedales – como zonas para posibles desarrollo de hoteles o barrios. Por último Capodoglio opinó que “antes de pensar en construir tenemos que saber cuál es el valor de los beneficios ambientales que nos está dando el humedal. Las construcciones pueden ser esporádicas, pero no barrios cerrados”.