“La intención del gobierno porteño es condicionar a cualquier docente que quiera protestar”