La economía solidaria, clave para pelear contra la pobreza y la desigualdad