José Luis León Manríquez: “Trump y Kim seguirán con las amenazas mutuas, pero negociarán por debajo”

El politólogo José Luis León Manríquez aseguró que Washington y Pyongyang entienden el término “desnuclearización” de modo distinto. Para Corea del Norte, es el retiro de tropas de EEUU de la península. Y para la Casa Blanca es el desmantelamiento total del arsenal norcoreano. Otro motivo del fracaso, dijo, es que “Trump juega como un novato”.

El presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, fracasaron en la negociación de un acuerdo nuclear. “Ambos países tienen un concepto diferente de lo que significa la desnuclearización en la península coreana. EEUU se refiere a desmantelar el arsenal de armas que posee Pyongyang. En cambio, Corea del Norte habla de la retirada de los 28 mil soldados estadounidenses que se encuentran en las bases militares de Corea del Sur y de una suerte de pacto para que EEUU no lo agreda”, señaló el politólogo mexicano José Luis León Manríquez, autor del libro Historia Mínima de Corea.

El doctor en Ciencia Política por la Columbia University aseguró, asimismo, que en este encuentro que tuvo lugar en Hanoi, capital de Vietnam, EEUU mostró una “enorme improvisación”. “Para la dinastía Kim, las negociaciones tienen que ver con una cuestión de supervivencia del régimen político. Y la lógica de este juego de amenazas tiene que ver con eso. En una economía muy desbalanceada, Corea del Norte se enfocó en la construcción de misiles. El gobierno norcoreano hace décadas que se viene preparando, al menos desde 1994, mientras que la administración Trump juega como un novato. Es precipitado aceptar un primer encuentro sin acuerdos previos para poder anunciarlos en una cumbre de este calibre”, sostuvo León Manríquez.

De todos modos, descartó que el actual fracaso signifique el fin de las negociaciones. “Vendrá un ciclo de recriminaciones y amenazas mutuas. Pero por debajo de lo que digan la prensa norcoreana y los tuits de Trump, continuarán los contactos diplomáticos, con Corea de Sur como facilitador. Tal vez EEUU empiece a levantar las sanciones de manera gradual, o tal vez Corea del Norte encare la destrucción, al menos simbólica, de sus instalaciones nucleares. Lo que Corea del Norte quiere no es iniciar una guerra nuclear, sino normalizar sus relaciones económicas internacionales para recibir inversiones y ayudar a la dinastía Kim a mantenerse en el poder sin hacer reformas promercado como China y Vietnam. A los Kim no les interesa que surja una elite empresarial que le dispute poder”, remarcó el catedrático.

[AUDIO] Voces del Mundo – Cooperativa la 770 – 1 de Marzo de 2019