“Hay que ponerle nombre y apellido al poder económico desestabilizador”