“Es una alerta que se vuelve a prender en América Latina”