«Es una alegría inmensa que haya llegado Bianchi»