«Cuando escuche la ovación de la gente me puse contento»