Su voz fue un rumor sensual que avivo el fuego de la imaginación, vicio tan propio de la radio. Desde “Las 7 lunas de Crandall” por Continental, cuando dejaba de ser Porteña; hasta “Siempre Betty” por Cooperativa, fue una caricia con rigor profesional. Eso fue Betty Elizalde. Se hará difícil asumir como verídica la noticia de su muerte.

Desde nuestra emisora lamentamos su pérdida y enviamos nuestras más sentidas condolencias a sus familiares y amigos. Hasta siempre Betty!