Aram Aharonian: “¿Si matan a Maduro acaba todo? No, en absoluto”

Mientras gran parte del mundo se inclina por la diplomacia, EEUU insiste en el uso de la fuerza militar contra Maduro y fracasa sistemáticamente. “A EEUU le están faltando cómplices”, dijo el analista Aram Aharonian. Por su parte, el psicoanalista Jorge Alemán indicó que Venezuela fue “transformada en una especie de chantaje emocional colectivo”.

Pese a su abierta oposición al gobierno de Nicolás Maduro, los países que conforman el Grupo de Lima rechazaron este lunes en Bogotá, Colombia, el uso de la fuerza para resolver la crisis venezolana. “Algunos miembros del Grupo de Lima hicieron el ridículo el fin de semana. En la llamada guerra de cuarta generación se crean mentiras, y quienes las inventan muchas veces se las terminan por creer. Ellos lejos de debilitar a Maduro están atornillándolo al poder”, aseguró Aram Aharonian, periodista y fundador de la cadena Telesur. “A EEUU le están faltando cómplices”, agregó.

Aharonian reconoció que en Venezuela, “más allá de las sanciones y el pirateo” al que está sometida, existen problemas graves sobre todo en la economía. Pero los detractores de Maduro olvidan “la vigencia del chavismo como defensa de las conquistas”.

En ese sentido, señaló que la estrategia de una intervención militar sobre Venezuela, liderada por EEUU, está perdiendo fuerza. “El Caricom no reconoce a Guaidó a pesar de las enormes presiones de EEUU; la Unión Europea dio pasos atrás; EEUU no logró que salieron buques de Aruba y Curazao porque Holanda no quiso. Ninguno de los países limítrofes está en condiciones de afrontar un conflicto de estas dimensiones con Venezuela”, dijo el presidente de la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA). “¿Si matan a Maduro acaba todo? No, en absoluto”, concluyó.

En tanto, el psicoanalista argentino Jorge Alemán se refirió a la demonización que se ha hecho del chavismo y su uso en distintos escenarios políticos. “Venezuela es el chivo expiatorio empleado por la derecha en España contra Podemos; en Francia contra Jean-Luc Mélenchon o en Reino Unido contra Jeremy Corbyn. Venezuela es una metáfora del mal. Ahora hay demonización con la palabra Chávez y populismo. Si un proyecto no se muestra conciliador hacia el establishment desde el comienzo, es acusado de populista. Venezuela fue transformada en una especie de chantaje emocional colectivo”, explicó.

El autor de los libros ‘Capitalismo: Crimen perfecto o emancipación’ y ‘Horizontes neoliberales en la subjetividad’, entre otros, adujo que este tipo de estafa discursiva busca impedir el surgimiento de proyectos políticos críticos con el sistema.

“Las condiciones del capitalismo se han vuelto tan difíciles de transformar que se ha generado una enorme impotencia. La izquierda tiene un obstáculo y es que sus prácticas políticas están cada vez más limitadas por todos lados. Nadie puede ir en contra de la palabra democracia, aunque hoy sea sólo una cáscara vacía ya que estamos entrando en un orden donde las decisiones que más nos conciernen no se toman de manera democrática. El pacto entre capitalismo y democracia de posguerra se rompió, hoy es un simulacro de democracia. Además hay un proceso de desinhibición de la derecha, no necesitan ocultar nada”, apuntó Alemán.

“Brasil está comandado por un junta militar”

Aharonian también evaluó el papel de Brasil en la crisis venezolana, marcado por el predominio del ala militar del gobierno de Jair Bolsonaro. “Ahora comanda una junta militar en Brasil. Todas las resoluciones están en manos de los siete militares del gabinete de Bolsonaro. Estos militares se formaron en la época de la dictadura, cuando se hablaba del destino manifiesto de Brasil. Parte de esa ideología supremacista la consumió también la Cancillería brasileña. Dentro de esta junta militar, tenemos tres generales que han sido comandantes de las fuerzas brasileras en Haití entre 2004 y 2010, entre ellos Augusto Heleno, Carlos Alberto Dos Santos Cruz y Floriano Peixoto Viera Neto. El genio de todo esto es Eduardo Villas Boas, exjefe del Ejército, definido como un Pinochet posmoderno que no necesita a las FFAA para llegar al poder”, graficó.
Tema relacionado: Escenarios de guerra para Venezuela

Según la visión del experto, los militares brasileros siguen una línea nacionalista y defensiva en la que no cabe una aventura militar en Venezuela, país vecino, comandada por el Pentágono.

“Brasil sólo aceptaría una fuerza interamericana si la comandaran ellos y no los colombianos. El vice norteamericano, Mike Pence, ha dicho que el aliado estratégico de EEUU en la región es Colombia. El tema para los militares brasileros es no perder el control de la Amazonia”, aseveró.

[AUDIO] Voces del Mundo – Cooperativa la 770 – 25 de Febrero de 2019