Juez Thomas Griesa

Juez Thomas Griesa

Por: Hugo Presman – Conductor de «El Tren»


La Tribuna de Doctrina es un terreno fértil para el adoctrinamiento de cipayos y alimentación de buitres. El editorial del 27 de noviembre, uno de los miles escritos por plumíferos irrecuperables, bajo el título de “Fallo Griesa: el valor de honrar las deudas” expresa que “ Frente a la decisión de la justicia estadounidense , el gobierno argentino debería abandonar su actitud confrontativa y abrirse a una negociación….Toda decisión del gobierno argentino que no reconozca lo dispuesto en este caso por la justicia estadounidense provocará peores consecuencias para el país…..en cualquier caso, debería aprenderse que las intransigentes actitudes de enfrentamiento deberían ser reemplazadas por gestos de apertura a la negociación. Y recordar que el mejor mensaje que puede transmitir un país al resto del mundo es honrar los compromisos asumidos

El fallo es un ejemplo de lo que “La Nación” llamaría inseguridad jurídica si se hubiera concretado por la sentencia de un juez de nuestro país contra intereses norteamericanos. En realidad “La Nación” es un diario extranjero porque los intereses que representa están siempre vinculados a sectores económicos nacionales asociados con aquellos más allá de nuestras fronteras.

El fallo Griesa le reconoce a los fondos buitres que representan el 7% del total de la deuda renegociada, el derecho de cobrar el 100% de sus acreencias, después de dos negociaciones ( 2005 y 2010) en la que se negaron a toda propuesta que no le reconociera la integridad del valor de sus títulos.

Eso iría contra el 93% de los tenedores de bonos que aceptaron la quita del 75 %, abriendo a los mismos la posibilidad de volver a renegociar la quita que aceptaron.

Los fondos buitres vuelan sobre las deudas de Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia y la decisión del juez norteamericano cierra la posibilidad de futuras reestructuraciones de deudas que más temprano que tarde se verán necesitados a recurrir. La aplicación del fallo Griesa conduce a la futura quiebra irremediable de esos países.

En el caso Argentino, los buitres le compraron a los poseedores individuales originales de los bonos argentinos a un precio equivalente al 4 o 5% de su valor y quieren que se les pague a su valor nominal más los intereses desde el momento original de su pago.

El columnista estrella del diario «La Nación», Joaquín Morales Solá, en su nota del 25 de noviembre escribió: «El límite lo encuentra siempre, como cualquier Kirchner que se precie de tal, en el exterior…..No se discute con un juez extranjero desde las tribunas de Florencio Varela«.

Muchos argentinos cegados por el odio que colocan en los que se encuentren enfrente de sus posiciones, celebran este revés, como ayer brindaron cuando sucedió la muerte de Néstor Kirchner y muchas décadas antes sus mayores festejaron el cáncer de Evita.

Son los mismos que aplaudían cuando el país se endeudaba irracionalmente como evidencia palpable que entrábamos al primer mundo o anteriormente cuando durante el terrorismo de estado se encadenaba al país a una deuda impagable contraída sobre las muertes de miles y miles de argentinos, mientras los diarios buitres canjeaban el silencio por lucrativos negocios.

Son los mismos que celebraban eufóricamente la liquidación del patrimonio nacional a precio vil, acumulado durante décadas por generaciones de argentinos.

Son los descendientes de los argentinos unitarios exiliados en Montevideo durante el gobierno de Rosas que apoyaron el bloqueo anglo- francés, para que cayera aquél que acusaban de tirano.

Entre los nombres que la historia oculta para que tengan una calle, un partido o identifiquen con su nombre a una localidad se encontraban Valentín Alsina, Florencio Varela, entre otros.

San Martín, desde su exilio en Francia, a pesar de sus diferencias con Rosas, no dudó de que lado ponerse cuando el país era atacado. Escribió el 5-08-1838:” ..Si usted me cree de alguna utilidad, que espere sus órdenes; tres días después de haberlas recibido me pondré en marcha para servir á la Patria honradamente, en cualquier clase que se me destine. Concluída la guerra, me retiraré á un rincón – esto es si mi país me ofrece seguridad y orden; de lo contrario, regresaré á Europa con el sentimiento de no poder dejar mis huesos en la patria que me vio nacer.

En otra carta, 10 años después escribió: Boulogne-Sur- Mer, 2 de noviembre de 1848.Excmo. Sr. Capitán general D, Juan Manuel de Rosas. Mi respetable general y amigo: A pesar de la distancia que me separa de nuestra patria, usted me hará la justicia de creer que sus triunfos son un gran consuelo a mi achacosa vejez. Así es que he tenido una verdadera satisfacción al saber el levantamiento del injusto bloqueo con que nos hostilizaban las dos primeras naciones de Europa; esta satisfacción es tanto más completa cuanto el honor del país, no ha tenido nada que sufrir, y por el contrario presenta a todos los nuevos Estados Americanos, un modelo que seguir y más cuando éste está apoyado en la justicia…… Un millar de agradecimientos.

En su testamento escribió: “El sable que me ha acompañado en toda la guerra de la Independencia de la América del Sur le será entregado al general de la República Argentina don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de satisfacción que como argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla”.

Es fácil imaginar los denuestos que tendría el Libertador hacia los actuales unitarios que aplauden a Griesa, como en su momento calificó duramente a Bernardino Rivadavía, representante de los mismos intereses económicos que luego encarnaría Bartolomé Mitre fundador de “La Tribuna de Doctrina.”

Los que escriben cartas al diario, alimentados con los detritus del mismo, borronean delicias como: “Si hemos pedido ese dinero, lo hemos recibido a satisfacción, ahora debemos devolverlo”; o bajo el título “Honrar las deudas” preguntarse ¿Que tal empezar por pedir perdón a los acreedores y honrar nuestras deudas?

El diario “Clarín” tuvo el día jueves la primicia de la sentencia del juez Griesa. Tal vez haya sido un mérito periodístico. O quizás la confluencia de intereses de los fondos buitres con el multimedio.

Uno de los socios minoritarios en Cablevisión del grupo Clarín es David Martínez, titular del Fondo de Inversión Fintech. El mismo es un importante tenedor de bonos argentinos, de los que aceptaron la renegociación del 2005.

No hay que olvidarse que según Wikipedia “Los buitres son aves rapaces que suelen alimentarse únicamente de animales muertos, aunque a falta de estos, son capaces de cazar presas vivas.

Comments are closed.