Dani Mollo desenfundó el primer «para Pan Pan Pan…» del año